¿Qué es la fatiga tecnológica y qué puede hacer al respecto?

Para las personas que trabajan en la industria de la tecnología de la información o que leen religiosamente los periódicos tecnológicos en línea, el término “fatiga tecnológica” puede parecer algo relacionado. Es una de esas cosas que hace que algunas personas se pongan de mal humor por la mañana y no puedan seguir con su día sin convertirse en una gran bola roja de cinismo. Pero, ¿qué hace que esto suceda exactamente? ¿Podemos siquiera definirlo? Y si podemos, ¿cuál es la cura?

Familiarizarse con la fatiga tecnológica

No solo estamos rodeados de pantallas todos los días, sino que también nos bombardean constantemente con anuncios de nuevas tecnologías que están sobrevalorados o son algo prometedores. Las personas que siguen estos desarrollos a diario pueden eventualmente desconectarlos como ruido de fondo y seguir su día con un sentido de la realidad muy sobrio. A veces, ser bombardeado con cosas nuevas te hace (irónicamente) perder tu optimismo en el camino e incluso puede hacerte sentir malhumorado a medida que el aluvión llega a tu feed de noticias a diario.

De alguna manera, es posible que sienta una sensación de apatía que se consolida a medida que pasa el tiempo, lo que le da una inclinación a simplemente girar en otra dirección, haciendo clic o desplazándose por cosas que antes podrían haberle llamado la atención.

Este fenómeno es similar al que tiene lugar en la era del ciclo de noticias de 24 horas, donde las personas que a menudo siguen las noticias se vuelven insensibles a eventos como desastres naturales y escenas de violencia. La apatía aparece una vez que te acostumbras a ver estas escenas, y ya no te conmueven.

Todos son diferentes. Para algunas personas, la fatiga tecnológica nunca se arraigará realmente durante mucho tiempo. La apatía desaparecerá después de un día o dos. Para otros, es algo que se planta en sus mentes y les da una fuerte dosis de cinismo.

Cómo afrontarlo

Las personas tienen diferentes formas de afrontar las cosas que les suceden. En este caso particular, probablemente sería útil tratar de “centrarse”, como presionar un botón de reinicio en su cerebro. Lleva a tu perro a pasear, sal a la naturaleza o haz lo que sea que te ayude a llegar a un punto en el que no sientas la necesidad de revisar tu alimentación cada cinco segundos.

La idea aquí es intentar tomar un descanso muy limitado del ciclo diario de historias y anuncios que martillean tu cerebro como un sordo tocando una campana. Básicamente es una versión más intensa del tiempo “yo”.

Al igual que sus dispositivos y equipos necesitan un mantenimiento regular, su cerebro también necesita un poco de descanso para procesar el mundo que lo rodea correctamente.

Un poco de cinismo no es lo peor del mundo

Es importante no confundir la fatiga tecnológica con “mirar más allá de la exageración”. La fatiga tecnológica ocurre cuando comienzas a ver cada nuevo desarrollo tecnológico con un par de lentes verdes, sin importar lo prometedor que sea (específicamente porque te has vuelto apático ante el bombardeo diario de anuncios). Nuestro mundo está evolucionando a un ritmo rápido y es normal estar un poco cansado. Pero es igualmente importante mirar más allá de todo el optimismo exagerado que algunas nuevas empresas a veces tienen sobre sus productos y mirar todo con un punto de vista más sobrio.

¿Alguna vez ha sentido fatiga tecnológica? ¿Qué tipo de mecanismos de afrontamiento usaste para superarlo? ¡Hablemos de ello en un comentario!

¡Si te ha gustado vota con 5 Estrellas!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe Aquí Tu Comentario