Por qué Microsoft no producirá nuevas “versiones” de Windows

Un anuncio llegó por cable el 8 de mayo de 2015 de Microsoft diciendo algo peculiar. Ya no producirá más “versiones” de Windows después del lanzamiento de Windows 10. Esto, por supuesto, no significa que Windows dejará de existir como sistema operativo. En cambio, Microsoft está tomando una nueva dirección para mantenerse competitivo. Pero, ¿qué significa exactamente todo esto? Según Microsoft, significa que veremos Windows mejorado a través de actualizaciones incrementales continuas . Por supuesto, esto plantea muchas preguntas, y estamos aquí para responderlas como de costumbre.

La versión para acabar con todas las versiones

Microsoft, como muchos otros desarrolladores de sistemas operativos, presenta su software en forma de “grandes lanzamientos” iterados. El cambio de dirección de este cómodo modelo de lanzamiento iterado a uno más fluido “incremental” es radical, por decir lo menos. Tiene consecuencias de gran alcance, tanto buenas como malas, para quienes ejecutan Windows en sus computadoras.

Jerry Nixon, un ejecutivo de desarrollo de software de Microsoft, le dijo a la BBC que Windows “se entregará como un servicio que traerá nuevas innovaciones y actualizaciones de manera continua”. Esto se puede interpretar de dos formas:

  • Las actualizaciones continuarán, pero tendrá que pagar una “suscripción” para recibirlas, o
  • Las actualizaciones son completamente gratuitas, con la esperanza de vender todo el paquete con software complementario.

Me duele decir que la primera opción será la más probable. Office 365 ya usa este modelo de suscripción con el nivel más bajo que cuesta alrededor de $ 70 por año.

¿Por qué es esto algo bueno?

Desde el punto de vista del desarrollo, esta es una excelente idea. Pongámonos en la piel de un desarrollador importante que trabaja en software en versiones repetidas. Siempre debe planificar con anticipación para mantenerse al día con su competencia. A veces te arriesgas a trabajar en un proyecto durante dos o tres años y, mientras tanto, a tu competidor se le ocurre algo impresionante que destroza todo el trabajo que has realizado. Eso implica una gran pérdida de ingresos y una gran cantidad de dolor para quienes participaron en el proyecto.

Hacer actualizaciones continuas lo pondrá por delante de su competencia. Cada gran idea que surja de la sala de conferencias se implementará en cuestión de semanas o meses, según el tamaño y el alcance de la función agregada. De cualquier manera, no tiene que esperar años para incluir todo en una compilación final de la “próxima gran versión”.

Donde todo puede salir mal

Ahora que comprende por qué un desarrollador puede sentirse mareado ante la perspectiva de poder agregar funciones e innovaciones en tiempo real, comprendamos por qué este modelo de lanzamiento puede resultar terriblemente malo para el consumidor. Empresas como Microsoft no llegaron a donde están regalando lo que producen de forma gratuita. Es poco probable que eso cambie en el futuro, ya que, por lo que recordamos, la economía todavía funciona con dinero. Las ideas son geniales, pero tienen que materializar algo de riqueza para los accionistas y los de su calaña. En el probable escenario en el que cobren una tarifa anual por las actualizaciones continuas de Windows, los clientes podrían sentirse perjudicados por el hecho de que tienen que pagar por el uso de algo que ya debería ser 100 por ciento suyo desde el principio.

La otra posibilidad (el escenario optimista de “upsale”) nos deja con una situación en la que estamos sujetos a tener que acostumbrarnos a ejecutar un sistema operativo donde las extensiones de este (como Microsoft Office) nos costarán más caro si alguna vez queremos para instalarlos.

Por supuesto, hay un escenario final súper optimista que no mencionamos hasta ahora: ¿Qué pasa si en lugar de pasar el costo del desarrollo al consumidor, Microsoft lo pasa a los fabricantes de equipos informáticos? De cualquier manera, todavía está pagando el precio con lo que esté gastando en hardware nuevo. Es prácticamente inevitable que tengamos que acostumbrarnos a un panorama de pagos modificado. La pregunta ahora es: “¿Cómo decidirá Microsoft pagar sus costos de desarrollo?”

Conclusión

Los desarrolladores también son personas y tienen familias que alimentar incluso si esas familias constan de un solo miembro. Usando el poder de la deducción, podemos hacer una suposición fundamentada de que para que el plan de Microsoft sea sostenible, tendrá que tener un costo para alguien. Ese alguien podría ser los compradores del sistema operativo o los fabricantes del hardware en el que se ejecutará. De cualquier manera, tenemos que pensar para nosotros mismos: “¿Es este un precio adecuado a pagar por la versión ‘final’ de Windows?”

Nos gustaría escuchar lo que tienes que pensar. ¡Dinos en los comentarios!

¡Si te ha gustado vota con 5 Estrellas!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe Aquí Tu Comentario